Inicio Coronavirus COVID-19 El enfermero que probó la vacuna de Oxford contó por qué se...

El enfermero que probó la vacuna de Oxford contó por qué se ofreció como voluntario


El enfermero que probó la vacuna de Oxford contó por qué se ofreció como voluntario


Joan Pons Laplana dialogó en exclusiva en Aire de Santa Fe e indicó que “la única solución para acabar con el coronavirus es la vacuna”. Eso lo motivó a ser voluntario en las pruebas en humanos. Asegura que no tuvo efectos secundarios y espera que en 2021 se termine la pandemia y declaren “el año internacional de los abrazos”.


Joan Pons Laplana es enfermero del Hospital de Sheffield en Inglaterra y uno de los miles de voluntarios que testeó la vacuna para prevenir el coronavirus que desarrolla la Universidad de Oxford, en colaboración con la farmacéutica británica AstraZeneca. Este miércoles por la tarde, el gobierno nacional anunciará que Argentina fabricará dosis de esta vacuna.

A principios de julio se conocieron resultados preliminares que indican que la vacuna produce pocos efectos secundarios y genera fuertes respuestas inmunitarias de anticuerpos ante el covid-19. “La tenemos al alcance de las manos”, dijo en aquella oportunidad Laplana en una entrevista con Luis Mino en Aire de Santa Fe y adelantó que la vacuna podría estar a la venta entre septiembre y octubre. Es optimista y espera que para 2021 la pandemia y la cuarentena se hayan terminado en el mundo y propone que se declare “el año internacional de los abrazos”.

Más allá de los estudios científicos que afirman que la vacuna de Oxford es “segura”, Laplana “está convencido” de que es así tras recibirla el pasado 5 de junio y sumarse como voluntario en el ensayo clínico. “No tuve efecto secundarios; y no solo yo, sino la mayoría de los voluntarios”, sostuvo en el programa Ahora Vengo. Aunque reconoció que otros voluntarios de la vacuna tuvieron “dolor de cabeza”, “cansancio”; pero según dijo el enfermero es “normal” y pasa con otras vacunas porque “el sistema inmunitario tiene que producir anticuerpos”.

“Mi odio por el virus y mi amor por la humanidad hicieron que haga esto. Quiero volver a vivir mi vida, salir de este stand by y poder pensar el futuro”, aseguró el enfermero.

Explicó que además la vacuna produce anticuerpos que tienen una importante durabilidad. “Producimos células T, que son las más buenas, que detectan y matan la visus rápidamente. Y no se disminuyen y permanecen durante años y eso es bueno porque podría durar la vacuna por más de un año, porque en la gente que tuvo covid los anticuerpos bajaban en tres meses. Ahora falta ver si es tan eficaz como dice la Universidad de Oxford”, indicó Laplana y dijo que esto es lo que se investiga en la Fase III que es la última etapa del estudio y se determinará si necesita más de una dosis.

Y en esta línea, es importante la participación del enfermero español que tras haber estado en el frente de batalla contra el coronavirus en el área intensiva de un hospital de Londres, sus resultados siguen dando negativos para la enfermedad. “Están esperando que nosotros, los voluntarios. Cada semana me hago un hisopado. Hasta el momento he dado negativo, pero se que los resultados son muy buenos”, agregó.

Resultados preliminares indican que la vacuna de Oxford es segura y genera anticuerpos ante el covid-19.

Laplana adelantó que “posiblemente entre septiembre y octubre podremos tener la vacuna en el mercado”. Contó que hay un “gran trabajo” detrás de la vacuna y se están realizando acuerdos con diferentes países para que la fabriquen. “Cuantos más países se unan a este consorcio, más rápido llegará. Esa es la forma más eficaz y más barata”, señaló. Respecto a los costos de la vacuna, comentó que la OMS dijo que iba a estar entre 3 dólares o 2 euros. “Es como ir a tomar un café, es accesible”, comentó.

Para el enfermero, “la única solución para acabar con el coronavirus es la vacuna” y cuenta que ese es el motivo que lo llevó a sumarse como voluntario y recordó cómo “las vidas de los pacientes” se le “escapaban de la mano a diario” en abril, cuando vivieron en Inglaterra el pico de la pandemia. “El amor a la vida y el odio a este virus hicieron que no dudara en ser voluntaria. Lo que me podía pasar a mí era lo de menos”, manifestó.

El voluntario dijo que la gente ya está “harta” del coronavirus y que se está “relajando” la cuarentena y pidió a la población continuar respetando las medidas de distanciamiento, hasta que no llegue la vacuna. “Si todos lo hacemos, venceremos”, manifestó y expresó su preocupación por posibles rebrotes y reclamó al primer ministro británico, Boris Johnson, que “cumpla con la promesas de recursos ilimitados” en materia sanitaria y fue muy crítico de su gestión en el marco de la pandemia.

“La única solución para acabar con el coronavirus es la vacuna”, dijo Laplana

Si los tiempos previstos se cumplen, la vacuna contra el coronavirus podría estar disponible hacia fin de año. Así lo espera Laplana que reconocer que más allá de la vacuna de Oxford son varias las que están en esta carrera y que sea cual sea, “ojalá llegue antes de Navidad” para que “el año que viene lo declaren el año internacional del abrazo”, sentenció el enfermero que sueña con el fin de la pandemia.

Volvé a mirar la entrevista de Luis Mino a Joan Pons Laplana


Fuente: airedesantafe.com.ar

Inserte aquí su comentario..

Must Read