Inicio Curiosidades Incendio de pastizales en Santa Fe: en lo que va de julio...

Incendio de pastizales en Santa Fe: en lo que va de julio se registró casi la misma cantidad que todo el mes anterior


Incendio de pastizales en Santa Fe: en lo que va de julio se registró casi la misma cantidad que todo el mes anterior


En solo dos semanas, el área metropolitana tuvo 72 incendios, el 90% de todo el mes anterior. Desde los organismos involucrados en el combate del fuego, apelan a la responsabilidad y conciencia ciudadanas.


Los incendios de pastizales y cañaverales aumentaron de manera significativa las últimas semanas en el Gran Santa Fe. En los primeros 12 días de julio se registró casi el total de los incendios de junio. Las condiciones climáticas particulares de este año son poco favorables para el combate del fuego que se despliega a diario en la provincia, sobre todo en la zona del Delta del Paraná. A ello se suma un factor clave: la falta de conciencia ciudadana.

Santa Fe atraviesa lo que se conoce como la segunda etapa del año donde se registran picos de incendios y abarca los meses de junio, julio y agosto -la primera corresponde a los meses de febrero y marzo-. Pero la cantidad de focos ígneos en pastizales se incrementa de manera alarmante este mes, registrando casi la totalidad de los incendios combatidos en el mes anterior.

Varios focos ígneos cercanos se registraron esta tarde en el paraje El Chaquito.

Varios focos ígneos cercanos se registraron esta tarde en el paraje El Chaquito.

En junio, los bomberos zapadores de la provincia intervinieron en 80 incendios. Desde el 1 al 12 de julio ya contabilizan 72. “Probablemente esta cifra se duplique al finalizar el mes si no vienen las lluvias”, dijo Claudio Arias, jefe de la Agrupación Bomberos Zapadores de Santa Fe, a Aire Digital.

A los números de julio resta sumar los incendios que se desarrollan en las últimas horas en zona de islas entre la ciudad de Santa Fe y el río Colastiné, los desatados en el norte de la ciudad y Monte Vera -en el paraje conocido como El Chaquito-, la quema de pastizales detrás del Regimiento Militar Gada, como también los focos de barrio el Pozo y la ciudad de Recreo.

Para Francisco Díaz, coordinador del Sistema Provincial de Manejo del Fuego, la gran mayoría de estos incendios son intencionales. “Muchas personas utilizan el fuego para limpieza de basurales -como ocurre frecuentemente en los límites entre Santa Fe y Monte Vera-, para desmontes y tareas de ganadería como la llamada limpieza de rebrote”, explicó.

Pero hay condiciones climáticas particulares que hacen necesario considerar la utilización del fuego como una herramienta de último recurso. “Las circunstancias que tenemos hoy no son apropiadas para usar el fuego”, explicó Díaz. Factores como la escasez de lluvia y los históricos niveles de sequía del río hacen que brazos de agua como arroyos y bañados que suelen frenar el avance de los incendios, hoy no lo hagan.

Incendios combatidos en el sur provincial este lunes.

Incendios combatidos en el sur provincial este lunes.

Sumado a ello, la provincia atraviesa la seguna época de incendios del año, donde la quema de pastizales y cañaverales es más frecuente. “Es una época asociada al frío y las heladas, lo que hace que se seque el yuyo fino -preponderante en la zona del litoral- y el hombre lo queme porque no sirve de alimento para el ganado”, explicó.

“Estamos atravesando una etapa de invierno seco, donde los pastizales pierden su humedad y quedan resecos, por lo que cualquier temperatura elevada es propicia para el comienzo del incendio”, coincidió Arias.

Más allá de las condiciones naturales y climáticas, la falta de conciencia del ciudadano puede ser el principal combustible.

“El ciudadano prende fuego y piensa que va a quedar ahí, cuando en escasos minutos se descontrola y es imposible frenarlo“, comentó Arias a Aire Digital, pudiendo ocasionar desde quema de viviendas hasta accidentes de tránsito por la propagación del humo y la reducción de la visibilidad en las rutas. Pero el daño tiene múltiples aristas. “También generan daño al ecosistema porque la vegetación demora de seis meses a un año en crecer”, explicó el jefe de Bomberos.

El cuerpo bomberil también es perjudicado. En plena pandemia por coronavirus, los cuarteles de bomberos zapadores están reducidos por razones sanitarias. “Se nos hace complicado atender tantos incendios a la vez”, confesó Arias.

Hasta el momento, el mes del año en que más incendios se registraron en la provincia fue marzo, con 256 quemas en las que intervinieron los cuarteles de bomberos de la zona centro. A tan solo dos semanas de comenzado julio, ya hubo una cantidad de incendios muy similar a la que contabilizaron los meses de enero (75), abril (73) y junio (80).


Fuente: aireedesantafe.com.ar


 

Inserte aquí su comentario..

Must Read