San Javier: tiene 19 años, puso un kiosco con el IFE y ahora quiere terminar la secundaria


Lucas García, de la localidad de la costa santafesina, contó su experiencia luego de percibir el bono de $10000: “el kiosco es algo que siempre quise tener”, dijo.


La pandemia de coronavirus no solamente dejará víctimas fatales y recuperados, si no también historias particulares de importante conmoción. Una de ellas es la que tiene como protagonista a Lucas García, que decidió invertir en un kiosco el dinero recibido a través del Ingreso Familiar de Emergencia, una de las medidas implementadas por el Gobierno Nacional para aliviar las consecuencias económicas por la paralización de las actividades.

“Gracias a dios tuve la suerte de cobrarlo y lo pudimos invertir acá en el negocio. Me puse un negocio, un kiosquito. No es un kiosco grande pero para algo alcanzó. Estoy muy agradecido de lo que pude hacer con el dinero”, comenzó diciendo Lucas en diálogo con Buen Santa Fe. Y agregó: “el kiosco es algo que siempre quise tener, nunca pude por la situación económica que veníamos teniendo”.

Además, brindó detalles de su situación previo a esto. “Yo trabajo de changarín, pescaba en un río y soy guía de pesca. En invierno no hay turistas y mucho más con esto del coronavirus: estamos todos trabados”. Y añadió que “el chagarín, jornalero, no está trabajando bien ahora. No hay nada”.

Acerca de cómo desempeña su día a día con este nuevo emprendimiento, Lucas dijo que “un 80% estoy en el kiosco, pero también hago changas. Cuando me sale una changa, lo atiende mi novia o mi sobrina”. Instantáneamente, contó que debió reacondicionar su domicilio: “donde era el comedor, está el kiosco. Acá pasábamos el tiempo con mi familia”.

Sobre su círculo personal, García manifestó que “la mayoría de la gente lo tomó bien, me están dando una mano. Me regalaron estantes, que no tenía para arrancar. Arranqué con un aparador viejo que tenía mi vieja porque no tenía”.

“Si tengo la suerte de volver a cobrarlo, viene todo para el kiosco”, dijo sobre la posibilidad de percibir un nuevo pago del Ingreso Familiar de Emergencia.

Finalmente, reveló que busca que este emprendimiento pueda contribuir en otro aspecto de su vida más allá del económico. “Estaba estudiando, llegué a tercero de la secundaria, pero la situación económica no era muy buena y se me complicaba entre trabajar e ir a la escuela”. Y concluyó: “Es algo que me propuse y lo voy a terminar. Puse el kiosco más que nada para eso”.


Fuente: santafe.telefe.com