Inicio Int. Gral. Santa Fe no tiene respuestas para sus 4.500 toneladas de residuos electrónicos...

Santa Fe no tiene respuestas para sus 4.500 toneladas de residuos electrónicos anuales


Santa Fe no tiene respuestas para sus 4.500 toneladas de residuos electrónicos anuales


En Santa Fe se producen 4.500 toneladas de basura electrónica al año, de las cuales la mitad se deshecha de manera incorrecta. Los especialistas advierten que es necesario reglamentar una norma que colabore con el tratamiento adecuado de estos materiales.


En Sante Fe se generan cerca 4.500 toneladas de basura eléctrica y electrónica por año. El 50% de los santafesinos guarda este tipo de residuos en sus casas, mientras que la otra mitad los desecha junto con el resto de la basura en los cestos y veredas, de donde se dirige directamente al relleno sanitario.

Esto genera un problema por partida doble: por un lado, se desaprovechan recursos que podrían reutilizarse, como vidrio o plomo; pero, además, la falta de espacios para desechar este tipo de elementos deriva en una problemática ambiental por tratarse de elementos muy contaminantes.

Juan Carrique, ingeniero electrónico e impulsor de la Cooperativa de Profesionales Informáticos (Coprinf), dialogó con Aire Digital. Desde 2015, Carrique se dedica a abordar la problemática con diferentes proyectos que incluyeron talleres de escuelas secundarias y convenios con sectores dedicados a la recuperación de residuos, entre otros.

Conocedor de las normativas y la falta de recursos para abordar los aspectos relacionados con la recuperación de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (Raees), Carrique aseguró que aún resta concretar un proyecto a nivel estatal para abordar un manejo responsable de este tipo de recursos. “La realidad es que hay que reglamentar, armar experiencias locales y que cada ciudad tenga su espacio de recuperación para reaprovechar esos materiales”, manifestó.

En noviembre del año pasado la Legislatura provincial sancionó la Ley de RAEE´s N° 13.940. La norma fue promulgada el 28 de enero y se estableció un plazo de 90 días para su reglamentación. Sin embargo, al pasar más de 180 días, la norma todavía no tiene las condiciones necesarias para su funcionamiento.

El concejal Paco Garibaldi, impulsor de la ley y del actual pedido de reglamentación al gobierno provincial, aseguró que desde el Concejo se está trabajando para que la Municipalidad de Santa Fe ponga en funcionamiento un plan de recolección diferenciada de residuos y a la radicación de empresas dedicadas a la recuperación de materiales provenientes de los desechos eléctricos y electrónicos.

Mariana Maglianesi, licenciada en saneamiento ambiental, abordó la problemática en el programa “Hay Quórum”; conducido por los periodistas José Graells y Roberto Almitrani.

“Lo importante es estar en el camino del reciclaje y la reutilización, pensar en los Raees como una problemática que hay que tratarla en la medida que se pueda de la manera más rápida posible”, aseguró.

Los datos con los que se cuentan aseguran que en el país se desechan unas 300.000 toneladas de basura electrónica por año: esta cifra se traduce en siete kilos por habitantes. “Tomando como referencia los datos de la ciudad, Santa Fe está por encima de la media anual, con 10 kilos por habitantes”, explicó la licenciada.

Carrique aseguró que a nivel normativo, la realidad de Santa Fe no difiere a la del resto del país. La ausencia de una legislación que contemple a las Raees colabora con esta equidad que a la larga podría sumarse a la lista de problemáticas ambientales. “A nivel nacional no estamos mal, estamos como el resto. Hay un cuello de botella a nivel nacional que es la disposición final del Raees. La legislación nacional no considera este tipo de elementos”, afirmó.

Ya sea para su desecho como para la reutilización de los materiales, en la actualidad se carece de las estructuras necesarias para tratar los materiales y que estos no contaminen.

De los materiales y piezas que conforman a los residuos electrónicos el 72% es reciclable en tanto que el 25% es reutilizable. Y el 3% son considerados peligrosos.

Al respecto, Maglianesi explicó que el hecho de ser reutilizable permite retirar el material para que este pueda ser usado de manera directa. El reciclable debe pasar por un proceso y ser transformado para ser usado nuevamente. “Por ejemplo, si es un metal ferroso se puede fundir y volver a usar. El 25% se puede reutilizar como está, tal como motores, fuentes eléctricas”, graficó.

“En muchos casos los dispositivos que se desechan tienen plomo, que debe ser tratado de una manera tal que no contamine”, detalló Carrique.

“Muchas veces hasta en un relleno sanitario estos elementos químicos pueden entrar en cualquiera de las matrices, sea tierra, agua o aire y son sumamente estables, por el lugar que pasen van a contaminar produciendo daños a niveles de organismos y ecosistemas”, ejemplificó Maglianesi.

Para poner en marcha el tratamiento de las Raees, Carrique puso como ejemplo el caso de Chaco, en donde se conformó una Sapem (Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria), que lleva adelante la separación y tratamiento. “A nivel nacional estamos como todo el mundo, tenemos la ventaja de la norma (en relación a la aprobada en 2019), Chaco tiene una planta Raees”, sostuvo el ingeniero.


Fuente: airedesantafe.com.ar


Inserte aquí su comentario..

Must Read